Cuando la realidad asusta en American Horror Story: Cult

1
American Horror Story: Cult
Anuncio

La serie antológica de miedo por excelencia volvió con  American Horror Story: Cult, que finalizó esta semana poniendo fin a una de sus temporadas más críticas con la actual situación política y social del país norteamericano.

Esta temporada no ha recurrido a lo paranormal, como sí lo hizo por ejemplo en la temporada anterior, My Roanoke Nightmare, que sin duda se ha convertido en una de las mejores temporadas de todas. Esta vez todo ocurre en una realidad ficticia que toma como punto de partida las controvertidas elecciones norteamericanas en las que Donald Trump salió victorioso. 

No hay fantasmas, pero tensión, intriga, suspense y sobresaltos no faltan. Todo gira en torno a la estrella Evan Peters, que con una interpretación sublime  en American Horror Story: Cult, encarna, entre otros personajes como Jesucristo, Andy Warhol o Charles Manson, a un sociópata que crea una secta con el fin de iniciar un nuevo levantamiento de una supremacía blanca instaurada a base del miedo. ¿Le valdrá para ganar el esperado Emmy?

Todo ello ocurre mientras una serie de acontecimientos macabros perpetrados por un grupo de payasos bastante siniestros alteran la vida de una familia formada por la estupenda Sarah Paulson, que sufre de diversas fobias que se acrecientan con el clima de tensión extrema y su mujer Alison Pill.

AHS: Cult

Lo interesante de la temporada, más allá de ese aura misterioso y tenso, es la capacidad de generar miedo a través de casos reales, y es que a lo largo de los capítulos vamos conociendo diversas sectas que se fueron sucediendo a lo largo de los años como fue La Familia Manson, Los Davidianos o el movimiento artístico fundado bajo el Manifiesto SCUM, las cuales se toman como referencia de esta nueva ola.

American Horror Story: Cult, en su conjunto se estructura en torno a una contraposición de valores: la feminista, que busca una nueva realidad en la que la mujer tenga las mismas oportunidades, como por ejemplo que pueda ser presidenta de los EE.UU, y la otra visión, una que se basa en el miedo y la supremacía machista en la que el músculo y la mente masculina prevalezca sobre la sociedad, sin dejar de lado la idea nacionalista y racista que tristemente no queda tan lejos de la realidad.

Toda la temporada, a pesar de desarrollarse de forma irregular (sobre todo los capítulos 3 y 4), presenta un primer capítulo excelente y un desarrollo final sorprendente, que acaban por hacer de esta temporada una de las más interesantes y diferentes de las que hemos podido disfrutar durante todos estos años de éxito de American Horror Story.

Anuncio

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here